Destacó que las mujeres «pasamos de ser invisibles a estar en la primera línea», haciendo referencia a la reciente legalización del aborto, a la vez que repudió los abusos sexuales y femicidios en el país. «Las mujeres están en la calle cuando tienen que estar», señaló, tal como lo hicieron desde aquel fatídico 1976.

 

«La salida a la calle fue un gesto de feminismo total, dejamos el hogar», resaltó Norita, recordando que en esa época «seguíamos las familias tradicionales, con las costumbres ancestrales». «Sin embargo salimos a la calle, salimos a pelear», reafirmó y lamentó que en ese contexto también «se llevaron a las madres cuando creíamos que éramos intocables, fueron arrojadas al mar», recordó.

 

Respecto al hashtag #NoSon30Mil que circuló este 24 de marzo en Twitter, señaló: «Hay un fachismo muy grande, con odio, y ya lo demostraron en esos días que pusieron esas bolsas (frente a la Casa Rosada), recordando lo que fue esa dictadura cívico-militar-eclesiástica».

Apuntó a que ese sector «no tiene nada bueno para dar, ese odio los está envenenando». En contraposición, dijo que desde Madres «nunca hablamos ni de odio ni de venganza, nunca quisimos para los genocidas el trato que ellos le dieron a nuestros hijos e hijas».

 

Lo que hoy las mueve para seguir peleando por justicia es «recoger todas las banderas de lucha de nuestros hijos, llevarlos en alto y estar siempre orgullosos de ellos y ellas», expresó Cortiñas